miércoles, octubre 11, 2006

JOHN WILLIAMS: UN JUGADOR ENORME

Al margen del doble sentido, que por supuesto lo tiene...
John Sam Williams es sin ninguna duda uno de los jugadores con más talento que yo haya visto jugar en mi vida. Debutó en la NBA en la temporada 1986-1987. Había sido elegido en primera ronda por Whasington Bullets con el número 12 del maldito draft del 86 tras haber estado sólo dos años en la universidad de Louisiana State. Su llegada a la liga iba a coincidir con el final de la época dorada de los ochenta, aquella en que Lakers y Celtics alternaban su hegemonía de la mano de Magic y Bird. Eran tiempos de cambio. El comienzo de otra era. Una en la que el talento físico iba a tener cada vez más importancia en el juego como quedaría claro después tras los dos anillos consecutivos ganados por los bad boys de Detroit y la posterior dinastía Jordan. En aquel contexto un jugador como Williams, con 2.06 de estatura y 120 kilos de peso que no dejaron de aumentar a lo largo de su carrera estaba condenado a la extinción. Demasiado gordo para jugar de base, demasiado lento para jugar de alero, demasiado bajo para jugar de pivot. Pero con talento suficiente para jugar perfectamente en cualquiera de las tres posiciones. Con la inteligencia y fundamentos necesarios para fajarse en el poste bajo. Con la fuerza y habilidad suficiente para atacar el aro desde los cinco metros. Con talento y visión de juego sobrados para conducir sin mayor problema la ofensiva de su equipo, cosa que hizo en numerosas ocasiones a lo largo de su carrera. En su mejor temporada, la 89-90 promedió casi 8 rebotes, 5 asistencias y más de 18 puntos por partido. Durante tres temporadas consecutivas, la 89-90, la 90-91 y la 91-92 repartió más de cuatro asistencias cada noche.

Lamentablemente, sus problemas con la báscula terminarían truncando su carrera en la NBA. Una serie de lesiones, no necesariamente provocadas por su exceso de kilos, aunque sí agravadas por este le hicieron perderse infinidad de partidos. Cuando llegó a la liga se fijó oficialmente su peso en 260 libras (117,9 kg) a pesar de que no había bajado de los 120 kg desde su época de High School. Los Clippers, equipo al que fue traspasado en 1992, le asignaron oficialmente un peso de 295 libras (133,8 kg). Pero siempre estuvo muy por encima de su peso oficial. Al final de su carrera en la NBA, cuando militaba en Indiana Pacers, rondaba los 150 kilos. Todos los equipos de la NBA de los que formo parte le apartaron, en un momento u otro de su carrera de la plantilla a causa de su sobrepeso. Incluso se pasó toda la temporada 91-92 suspendido. En 1995 con sólo 28 años, arrojó definitivamente la toalla y se retiró. Tras una temporada en blanco se enroló en las filas del equipo de exibición de Magic Johnson con el que se dedicó a jugar torneos benéficos. En 1997 tuvimos la suerte de que eligiera España como destino para su vuelta al baloncesto de competición. En nuestro país, con signos evidentes de que su peso le importaba ya un carajo, impartió su magisterio en varios equipos: Coviran Sierra Nevada, TDK Manresa y Forum Valladolid, para finalizar su carrera en 2004 en las filas del CB Huelva de la liga LEB. En el año 2001 le vi maravillar a propios y extraños a orillas del Pisuerga. Pocas veces he visto a un jugador ejercer un control tan magistral sobre el juego. Allí, sobre el parquet, aquel tío gordo, lento y no muy alto dominaba a su antojo todas las facetas del juego y ejercía una influencia decisiva en su equipo.

Muchas veces decimos que tal o cual jugador tiene "clase". Probablemente no nos pondríamos de acuerdo a la hora de definir lo que eso significa. Para mí tener "clase" jugando al baloncesto es ser capaz de aprovechar al máximo tus recursos, hacer lo correcto cuando hay que hacerlo y conseguir influir en el devenir del partido logrando que tus compañeros sean mejores. Cuando las facultades físicas no te acompañan, como en el caso de Williams, hay que añadir una dosis extra de talento e inteligencia y entonces estamos ante un "superclase". Esa es la definición de "clase" que aparece en mi diccionario de basket. Y a su lado, como sinónimo, pone John Sam Williams.

De repente he comprendido porque Williams estaba tan gordo. Hace falta mucho cuerpo para albergar tanto talento.

22 comentarios:

Wilt Chamberlain dijo...

La clase es algo que se ve pero que no se puede exlpicar, es arte en estado puro, la manera en que botas el balón, en que das un paso, en que te mueves... para mí Chris Webber es la definición de clase.

Son graciosos (entre comillas) este tipo de jugadores, como el que tu dices, "Pig" Miller por ejemplo, Robert Traylor, etc... tienes razón en que casi todos ellos, al tener un físico que les limita, adquieran unas formas de jugar en las que su talento se exprima al máximo, de ello había un buen ejemplo en mi colegio jugando al fútbol, jajaja, no se movía pero que clase tenía el tio!!

Wayne Robinson dijo...

Hola wilt ¿como va eso? En efecto, la clase es algo dificil de definir pero facil de reconocer cuando la ves. Webber es clase en estado puro. Otro ejemplo para mí es Brad Daugherty. Pero ahí es que no soy objetivo je,je.

Wilt me da miedo entrar en tu página. Hay un señor muy feo.

Julius dijo...

Nada, como el Cárdenas ese ninguno. Panamá, el club del gourmet. Otro de peso era Mel Turpin.

Juanejo dijo...

que clase tenia el gordito williams, si recuerdo haber visto algun partido en su epoca de los bullets y el tio era clase en estado puro, aunque en defensa lo pasaba bastante mal (defensor justito, justito). Por cierto, vaya cuello que se marcaba el pollo, ese cuello es como mi pierna!! espectacular, como el chino ese, el tal ming ming que dicen que tiene la mano mas grande del mundo, y que coge el balon de basket como si fuera o fuese una aceituna. que crack

Wayne Robinson dijo...

No es el cuello Juanejo. Es la papada. Con esa papada se puede hacer un cocido para tres familias.

Juanejo dijo...

jaja si porque cuello poco, tiene la cabeza anclada a los hombros. que idolo de masas este tipo. Oye, muy buena la entrevista a lavodrama. menudo figura, y con un coco muy bien amueblado.

T-MAC 1 dijo...

Nunca lo vi jugar en la NBA pero si recuerdo muy bien su epoca en el forum, donde efectivamente demostro su clase.Viendo partios de el, me preguntaba como seria capaz de hacer cosas como las que hacia teniendo ese cuerpo tan poco atletico que cada vez que corria parecia que se iba a caer pero luego con el balon en las manos se transformaba en otro.
Un saludo desde aqui para "gordo" williams como siempre le conoci.

Peter Mihm dijo...

Nunca nadie aprovechó tan bien las ofertas de McDonalds y Burger King de 2 por 500 pelas...

Muy buen jugador, anyway. Hacía de todo, menos correr mucho y defenfer. Tiraba bien y pasaba el balón como los ángeles. Un jugón con aficiones de McAuto, pero qué le vamos a hacer. Nadie es perfecto.

Wilt Chamberlain dijo...

Ahora mismo voya censurar la foto, jejeje, puede darle un toque de humor (sino lo tenía ya).

Pierce dijo...

Pues yo no lo conocia (disculpad mi ignorancia) pero lo que no entiendo, es que siendo tan bueno y con equipos detras de él, pq no se esforzó en regular su peso, no cuesta tanto ir a un dietista y que te mire y te estudie para hacer un plan para bajar peso, o aun mas fácil: Liposucción jeje aunque en esos años muy fiable no seria...

Wayne Robinson dijo...

Ay Pierce, que te puedo decir.... El problema del sobrepeso no me es ajeno y realmente hace falta mucha fuerza de voluntad para bajar kilos. El problema de Williams es que mientras jugaba se mantenía más o menos pero cuando se lesionaba cogía veinte kilos en un pispas.

Pierce dijo...

Ahhh....pero sigo pensando que podria haber echo más la verdad...

sixers29 dijo...

a igual que Pierce tengo que decir que no conocía a este jugador,y me quedo con la frase con la que terminas el articulo:"De repente he comprendido porque Williams estaba tan gordo. Hace falta mucho cuerpo para albergar tanto talento".

true wolf dijo...

Me ha encantado Wayne, un gran conjunto tanto como lo era Williams.

Yo sí le ví jugar, en las filas del TDK precisamente. Mi padre simpatiza con el equipo del Bages y siempre había dicho que le encantaba este jugador. Yo no le seguía tanto, pero estaba claro que tu definición de clase es perfecta para el bueno de John.

Wayne Robinson dijo...

Así que tu padre es fan del TDK eh Wolf? Gloriosa aquella liga que ganaron. Y dices que apreciaba el talento de Williams? Otro que sabe. Veo que la sapiencia basketbolera anida en los genes de tu familia. Wolf y su padre...¡JUGONES!

MCMILLAN dijo...

Wayne crack total! y Williams más crack, si cabe. Me has tocado la fibra sensible.

Me acuerdo de John Williams en los Clippers, con Stanley Roberts de pareja interior!!! que dos!!! —+ Maning, Harper y Jackson— y una serie de Playoffs conta Olajuwon. Que clase Williams, tirito , manejo de balon, vision de juego... calidad por arrobas ;>

De Pucela me acuerdo de dos, las dos de zona ACB. Una era en un entreno, con un juvenil más alto que el. Botando en la linea de tres, Williams quieto, vacilando, le hace un pequeño amago al chaval, le pasa el balon entre las piernas —de atras hacia adelante!— y triplazo!, dos veces, craaaaack!!!

La otra haciendo un reportaje, tb en Zona ACB, lo llevan a una tasca y el tio se zampa un plato de ibéricos en un pis-pas, y para más inri coge una loncha de jamos serrano y se la come mirando ala camara mientras grita "jaaaamouuuun!!" Crack, Mr Hamburgesa, presidente del club del Gourmet.

Wayne Robinson dijo...

¡Im-presionante McMillan!. Vaya dos pedazos de anécdotas. Cada una representa las dos facetas más importantes de este pedazo de jugador. Un crack en la cancha y ante el mantel. Yo de mayor quiero ser como Williams. Y has dejado una frase para la posteridad. "Calidad por arrobas" Y tanto ¿cuantas arrobas son 150 kilos?

MCMILLAN dijo...

Arroba es una voz que viene del árabe (Ar-roub), una antigua medida de peso o volumen que equivalía a finales del siglo XVI a unos 11.3 kilos o 22.7 litros

Veamos, sin una @ son 11.3 kilos, 150 kilos vienen a ser mas o menos unas 14 @ (algo menos). Lo dicho, 14 arrobas de purísimo talento, talento "pata negra", juas, juas...

Wayne, imáginate esa zona de los Clippers, Williams y Stanley Roberts, y en el banquillo? Mel Turpin, otro que tenía mucho talento, y muchas arrobas. Una zona de quilates, o de kilitos...

MCMILLAN dijo...

Por cierto Wilt, tus Warriors ayer recuperarón el orgullo del baloncesto yankee; les dieron p'al pelo al EFES, y de que manera !!! 120-66, 54 de diferencia! como para irse a Estambul con las orejas gachas.

Wayne Robinson dijo...

Con todo, lo mejor del partido no es evidentemente el resultado sino la recuperación de Dajuan Wagner para el baloncesto. Ojala sus problemas de salud hayan pasado definitivamente a la historia.

pucela dijo...

yo ví todos sus partidos en Valladolid y algunos fuera. "Superclase". Nadie como él jugando a este deporte, una mente prodigiosa para el baloncesto, un desastre en su vida personal ... creo que acabó sus días jugando en la Rep. Dominicana y hoy es asistant coach en la CBA. Aún recuerdo perfectamemnte su manera de jugar ...nadie en Valladolid ha jugado como él, ni Sabonis, ni Smith, ni Myers ... y mira que estos 3 sabían algo.

calvicie jabbar dijo...

En Valladolid mejor que Sabonis,Willians,Myers y Smith ha sido sin duda Quino Salvo.....,!ja,ja,ja,ja!.