jueves, septiembre 28, 2006

ZEN MASTER: EL CAMINO A LA ILUMINACIÓN

No creo estar diciendo ninguna barbaridad si afirmo que Phil Jackson es el único capaz de discutir a Red Auerbach la condición de mejor entrenador del baloncesto profesional americano de todos los tiempos.No es posible entender las últimas décadas de la historia de la NBA sin la decisiva influencia de este larguirucho de brazos inteminables nacido en Montana que adorna sus manos con un total de diez anillos, nueve de ellos ganados desde el banquillo.Jackson es, ante todo, un excelente entrenador, un revolucionario del baloncesto. En el plano táctico su contribución más conocida es el llamado triángulo ofensivo. En su libro Canastas Sagradas el propio Jackson explica de esta forma su sistema:

"El ataque en triángulo se describe mejor como el tai-chi de los cinco hombres. La idea básica es orquestar un flujo de movimiento para engañar a la defensa y desequilibrarla, creando una miríada de oportunidades en la pista. El sistema toma su nombre de uno de los patrones más habituales de movimiento: el triángulo de la línea de banda. Ejemplo: cuando Scottie sube el balón por la cancha, él y dos jugadores más forman un triángulo en el lado derecho de la pista a unos 4,5 metros entre ellos, Steve Kerr en la esquina, Luc Longley en el poste y Scottie al lado de la línea de banda. Mientras tanto, Michael Jordan se cierne alrededor de la parte superior de la bombilla y Kukoc se coloca opuesto a Pippen en el otro lado de la pista. Lo siguiente es el pase de Pippen a Longley y todo el mundo se mete en una serie de complejos movimientos coordinados, que dependían de cómo respondiera la defensa.
La clave es no ir siguiendo la defensa sino jugar con los defensores y engañarles para que se sobrexcedan. Ello significa pensar y moverse al unísono como grupo y estar profundamente atentos en cualquier momento a lo que ocurre en la pista. Ejecutado correctamente el sistema es virtualmente imparable porque no hay jugadas preparadas y la defensa no puede predecir lo que va a ocurrir a continuacion. Si la defensa intenta prevenir un movimiento, los jugadores se ajustarán instintivamente y empezarán una serie de cortes y pases que a menudo llevan a disponer de un mejor tiro."

Hasta aquí la táctica. Pero sin duda lo que ha convertido a Jackson en un genio ha sido su capacidad para crear un nuevo estilo de juego basado en los principios de altruismo y solidaridad que impregnan su particular forma de ver la vida, inspirada en el amor por la filosofía oriental y las enseñanzas de los Lakota Sioux y que le ha valido el apelativo de Maestro Zen.

El Zen es una escuela budista que, como todas, tiene su orígen en la India. En su expansión por Asia extendió su influencia desde China a otros paises como Japón, Corea o Vietnam. En Japón la tradición del budismo zen fue recogida por las escuelas Rindai y Soto. Sería precisamente la escuela Soto, cercana a los maestros samurais, la que desarrollaría la técnica de meditación trascendental conocida como zazen que Jackson realiza habitualmente y que ha utilizado en ocasiones con los jugadores de los equipos a los que ha entrenado. Al respecto relata en su libro la siguiente anéndota:
La primera vez que meditamos Michael pensó que yo estaba bromeando. A la mitad de la sesión abrió a medias un ojo y echó un vistazo para ver si alguno de sus compañeros lo estaba haciendo. Para su sorpresa, muchos de ellos meditaban.

Imbuido de espíritu japones a causa de mis recientes vacaciones en el pais del sol naciente y aún a riesgo de alargar excesivamente el post no puedo resistir la tentación de acudir a las palabras del Maestro Taisen Deshimaru para intentar explicar esta milenaria técnica de meditación.

Zazen es difícil, lo sé. Pero practicado cotidianamente es muy efectivo para la ampliación de la conciencia y el desarrollo de la intuición. Zazen no solamente genera una gran energía, también es la postura del despertar. Durante su práctica no hay que intentar lograr nada. Es unicamente concentración en la postura, la respiración y la actitud del espíritu.

La postura.

Sentados en el medio del zafu (almohadón redondo), se cruzan las piernas en la posición de loto o de medio loto. La columna vertebral bien derecha, el mentón centrado y la nuca estirada, la nariz en la misma línea vertical que el ombligo, se empuja la tierra con las rodillas y el cielo con la cabeza.Se pone la mano izquierda en la mano derecha, las palmas hacia el cielo, los pulgares se tocan, formando una línea derecha. Las manos descansan en los pies, los cantos en contacto con el abdomen. Los hombros están relajados. La punta de la lengua toca el paladar. La vista está puesta aproximadamente a un metro de distancia en el suelo sin mirar nada en particular.


La respiración.

La respiración zen solamente puede surgir de una postura correcta. Antes de todo se trata de establecer un ritmo lento, fuerte y natural, basado en una expiración suave, larga y profunda. El aire se expulsa lentamente y silenciosamente por la nariz, mientras que la presión debido a la expiración, baja con fuerza al vientre. Al final de la expiración, la inspiración se hace naturalmente. Los maestros comparan el aliento zen con el mugir de las vacas o con la expiración de un bebé que grita recién nacido.

La actitud del espíritu.

Sentados en zazen, dejamos que las imágenes, los pensamientos, las construcciones mentales, que surgen del inconsciente, pasen como nubes por el cielo - sin oponerse ni agarrarse a ellos. Como los reflejos en un espejo, las emanaciones del subconsciente pasan y pasan otra vez y terminan por desvanacerse. Y llegamos al inconsciente profundo, sin pensamiento, más allá de todos los pensamientos (hishiryo), verdadera pureza.Esa actitud de espíritu surge naturalmente de una concentración profunda en la postura y la respiración, y permite así controlar la actividad mental, resultando una mejora en la circulación cerebral.En efecto, el cortex (sede del pensamiento consciente) descansa durante zazen, mientras que la sangre fluye hacia las capas más profundas del cerebro, las cuales se despiertan de un estado de somnolencia, ya que están mejor irrigadas. Su actividad da la impresión de bienestar, serenidad, calma, liberando, totalmente despierto, las ondas cerebrales del sueño profundo 'alpha' y 'theta'.

El zen es muy simple, y al mismo tiempo bastante difícil de comprender. Es cuestión de esfuerzo y de repetición, como la vida. Simplemente sentado, sin objeto ni espíritu de provecho, si su postura, su respiración y la actitud de su espíritu están en armonía, entienden el verdadero zen, perciben la naturaleza de Buda.

¿Pero qué demonios tiene que ver todo esto con el entrenamiento de deportistas de élite? Según Phil Jackson tiene que ver y mucho con el estilo de liderazgo que ha de ejercer el entrenador sobre el grupo: La mayoría de los líderes tienden a ver el trabajo de equipo como una cuestión de ingeniería social: coge a un grupo x, añádele una técnica de motivación y y consigue como resultado z. Pero trabajando con los Bulls he aprendido que la manera más efectiva para forjar un equipo ganador es apelando a la necesidad de los jugadores de concectar con algo más grande que ellos mismos. Incluso para quienes no se consideran a sí mismos espirituales en el sentido convencional crear un equipo exitoso es esencialmente un acto espiritual. Esto requiere que los individuos vinculados renuncien a sus intereses personales por un bien mayor y así el conjunto sume más que la suma de sus partes. Esta no es siempre una tarea fácil en una sociedad en la que la celebración del ego es el pasatiempo nacional número uno. En ningun lugar esto es más cierto que en la atmósfera de invernadero de los deportes profesionales. A pesar de este mundo altamente competitivo he descubierto que cuando liberas a los jugadores para que utilicen todos sus recursos-mentales, físicos y espirituales- ocurre un interesante cambio en su conciencia. Cuando los jugadores practican lo que se conoce como plena conciencia- simplemente prestando atención a lo que de hecho está ocurriendo- no solo juegan mejor y ganan más, sino que también llegan a estar más en sintonía unos con otros. Y la alegria que ellos experimentan trabajando en armonia es una poderosa fuerza motivadora que proviene de lo mas profundo de uno mismo, no de un entrenador frenético que se pasea por la linea de banda lanzando al aire obscenidades.


La expresión estética más importante del zen son sin duda los famosos jardines secos. Representan el universo y están concebidos para inspirar vitalidad y serenidad. Contemplar un jardín japonés es como sumergirse en un sueño en el que las rocas son montañas, donde la grava se modula en forma de ondas provocadas por la caída de una gota imaginaria en un estanque, y donde las cañas de bambú, al moverse, dejan oír la música de sus emociones. Como un fluir constante de sensaciones, colores y texturas, el diseño de los jardines japoneses fue concebido, hace más de trece siglos, como un instrumento para conseguir la correcta percepción de la realidad. A diferencia de los occidentales, los jardines japoneses no están hechos para pasear. Se deben admirar como si se tratara de una pintura o una caligrafía, donde del desplazamiento del cuerpo y la apertura de la mente son esenciales. Los más bellos se pueden visitar en los templos de Kyoto , donde fueron concebidos como instrumento de meditación para los monjes zen.

El jardín zen más famoso de Japón es el que se encuentra en el templo Ryoan-ji, en Kyoto y yo he tenido la oportunidad de visitarlo este verano. Creado en 1473, en unos pocos metros cuadrados están dispuestas quince rocas en tres grupos de siete, cinco y tres, colocadas sobre un mar de grava rastrilleada. La foto que veis a continuación la tomé allí con mi propia cámara. Allí tuve la oportunidad de impregnarme de la filosofía zen y aproximarme ligeramente a la comprensión de la espiritualidad de ese genio del baloncesto llamado Phil Jackson.

11 comentarios:

Wilt Chamberlain dijo...

Wayne sinceramente, eres tan crack y este post tiene tan buena pinta que me lo voy a imprimir para leermelo en cama, te lo digo en serio, después o mañana te comento. Solo verlo ya me da esta impresión, pero tampoco me sorprende.

Wilt Chamberlain dijo...

O_O, sin palabras...

No he podido resistirme a leer el post ahora y estoy 'flipando'. Este verano creo que el que va a ir a Japón soy yo. Eres un crack wayne, casi tanto como Phil Jackson, XD. Impresionante la (s) fotos, la última opr razones ovias y la de Jordan mirando desde abajo a 'Tito' Jackson (escogida al azar no?,:).

Eh, madre mía me has hecho reflexionar, que post tan bonito. Haber si yo tb consigo cambiar de filosofía de vida después de esto, que buena falta que me hace. Lo tuyo si que es viajar, ojalá todos los turistas fueran com tú y no como la calaña que se pasea por la costa mediterránea.

Espectacular.

Juanejo dijo...

pues convecino Wayne, simplemente se te puede definir con una palabra: supermegacrack. sensacional, gracias por instruirnos en el tema zen, en el que soy un completo ignorante. y gracias por compartir tus fotos con nos.
sobre phil, es como bien dices, un genio de esto. como reinvento a los bulls, sin base y sin pivot, como decian los escritos mas tradicionales del basket. Maravilloso. lastima que haya entrenado a mis dos equipos menos queridos, pero es sin duda un genio, un superentrenador y un super motivador.

true wolf dijo...

Impresionante Wayne, me uno a la admiración general. Con este artículo sobre Jackson no sólo has conseguido hablar del técnico, sino de un completo estilo de vida y el secreto del éxito de los Bulls. Sin palabras, solo volver a felicitarte por haber hecho el mejor artículo que he leído en bastante tiempo.

Pierce dijo...

WAYNE FOR PRESIDENT!!!

Grandísimo documento. Me ha gustado mucho y nos ha echo reflexionar a todos, sobre el basket y sobre la vida. Grandísimo.

Wayne Robinson dijo...

Hola a todos: No os podeis imaginar cuanto me alegro de que os haya gustado el post. Sinceramente pensé que me había salido un poco largo y la mayoría os ibais a aburrir a la mitad. Pero me habeis demostrado que sois unos fenómenos. Por vosotros ha merecido la pena las horas que he echado haciéndolo. G-R-A-C-I-A-S.

Wayne Robinson dijo...

En cuanto al post en sí son dos temas que me interesan mucho. Por un lado está lo de Phil Jackson al que considero un genio. Lo que este tio ha hecho en los Lakers esta última campaña es de chapeau.

Respecto al zen, confieso que he venido muy impactado de Japón. La gente es maravillosa, muy amable y respetuosa. Con los demás, con su entorno y con ellos mismos. Y el budismo tiene mucho que ver en ello: una religión positiva, sin sentimiento de culpa ni amenazas con castigos eternos.

A ver si nos animamos todos con el zazen. Debe de ser muy difícil eso de detener la mente y conseguir no pensar. Pero parece ser que con práctica se logra y se genera tal energía que la vida se ve de otra forma. Igual despues de hacer zazen hasta nos gusta ver un partido de los spurs.

PD Las fotos son chulas, eh Wilt? Evidentemente no están elegidas al azar. ¿Qué hacias a las dos de la mañana leyendo el post? Lo tuyo tiene mérito. Gracias por los elogios amigo.

sixers29 dijo...

acabo de leer tu artículo,y me uno a lo dicho por todos;enhorabuena Wayne,de hecho no me quiero imaginar el trabajo y el tiempo que tuviste que dedicar a escribir esto.Es un tema muy interesante y además lo has redactado de una manera extraordinaria,te pondría lo mismo que te ha escrito true wolf pq eso mismo te diría yo;simplemente quiero añadir que la foto que has hecho con tú cámara me ha gustado mucho y te agradezco que la hayas compartido con todos nosotros al publicarla.

Wayne Robinson dijo...

Gracias Sixers. Ni que decir tiene que podeis utilizar la foto como os venga en gana. Para eso la he publicado. No tiene copirrait.

Wilt Chamberlain dijo...

Me apunto en lo del zazen. En serio.

Peter Mihm dijo...

Gran post, Wayne. Ahora sólo quedar desear a don Phil que se recupere pronto y vuelva al banco lo antes posible. Good luck!!