miércoles, septiembre 13, 2006

REPOSTEANDO (CON PERDÓN)

Esto no está bien. Ya lo sé. Creo que no se debe repostear a no ser que haya poderosas razones para hacerlo pero creo que en este caso se dan. A saber:
  1. Tengo mucho trabajo y poco tiempo para publicar algo novedoso.
  2. Este post dedicado a Kobe Bryant está muy chulo y quizá por haber sido el primero que publiqué muchos no lo habreis leido.
  3. Kobe está de actualidad tras el post de Peter en el que se hace eco de su intencion de formar parte del equipo americano en el futuro.
    Así pues y muy a mi pesar reposteo. Pido disculpas a los que ya lo habeis leido y espero que guste a quienes no lo habeis hecho.


    "CARNES SELECTAS"

No lo digo por Verónica, aunque sus turgentes senos sugieran otra cosa. Ni siquiera por Bryant. Que va.. Estoy haciendo referencia al exquisito manjar al cual Kobe debe su nombre de pila.En efecto, según cuentan algunas biografías, Joe "Jellybean" Bryant recibió de labios de su mujer Pam la noticia de que iba a ser padre por tercera vez una fria noche de invierno en un restaurante de Philadelphia mientras introducía en su boca un pedazo de carne procedente de un buey de Kobe, un linaje vacuno originario de la región del mismo nombre, en la provincia japonesa de Tajima. En honor a tal casualidad y puesto que el matrimonio Bryant ya tenía dos niñas, decidió que, de ser varón, pondría a su hijo el nombre de esta exquisita variedad de carne, la más famosa y apreciada por los gourmets de todo el mundo.
Y no se equivocó al establecer, ya antes de nacer, un paralelismo entre tan selecta res y uno de los jugadores con más talento de la NBA. Como en el caso de Bryant, cuya vida estuvo programada desde que nació para ser una estrella del baloncesto, la vida de una ternera de Kobe se programa al detalle desde que nace para agasajar los paladares más exigentes. Su cría se lleva a cabo bajo un estricto control de las condiciones de temperatura y humedad en las granjas japonesas. Sólo se alimenta con los más selectos forrajes y en verano se les da a beber cerveza para estimular su apetito. Escuchan ópera y diariamente reciben masajes, cuyo objetivo es relajar la piel y facilitar la infiltración de la grasa del animal en el músculo. Periódicamente reciben baños de sake que ayudan a la desparasitación y proporcionan a la res una piel lavada y perfumada que junto a los cuidados anteriores dan como resultado la cría en un ambiente tranquilo y relajado, muy alejado del estrés y agarrotamiento que sufren otras variedades bovinas.
El resultado, una carne con la mitad de grasa saturada que la de cualquier otra variedad, sin indicio alguno de hormonas o factores de crecimiento, un aspecto amarmolado que la asemeja a lo que nosotros consideraríamos un buey ibérico, una textura sutil y aterciopelada que hace que prácticamente se deshaga en la boca y un sabor que los más estrictos gastrónomos califican como insuperable. El precio es prohibitivo por supuesto. Un buen filete no baja de 120 euros.Pero claro, al igual que en el caso de Kobe Bryant, no todos estan preparados para degustar este manjar. Un paladar acostumbrado a la mortadela no apreciará la sutil diferencia, de la misma forma que a muchos aficionados al baloncesto no les gusta el jugador de los Lakers. En fin, ellos se lo pierden. Determinados placeres sólo están reservados para unos pocos.
¡A DISFRUTARLO!

8 comentarios:

Peter Mihm dijo...

Gran reposteo, Wayne. Por cierto, ¿sabes que el buey de Kobe no se podía sacar de Japón hasta que unos americanos lo hicieron de tapadillo?

Todo un manjar, que sale caro, pero que se comprende si se tiene en cuenta la calidad de la carne y los cuidados del ganado...

Julius dijo...

Di que sí, viva el reciclaje con fundamento. Me voy a comer, que esa carne jugosa me ha abierto el apetito (me refiero a la santa de Kobe, claro)

Juanejo dijo...

hmmmm esa carne, ni en la vaca argentina, y no me refiero al filete, bueno, no al filete de la vaca, sino al filete de miss bryant. A pesar que a papa Bryant no le gustaba por ser hispana, al final la cosa va en serio.

true wolf dijo...

Fuí de los que firmé en su día Wayne, y por el hecho de ser tambien uno de mis idolos, es de los que mejor recuerdo guardo de tu blog. Tan selecta esta carne de buey como la de Vanessa, la verdad es que todo en la vida de Bryant guarda un mismo paralelismo.

Wayne Robinson dijo...

Queridos amigos: Gracias por vuestra comprensión ante este infame reposteo. Prometo compensaciones. He de deciros que he tenido ocasión de probar la ternera de kobe este verano en Japón y no tiene comparación con ninguna otra carne. Precisamente mi próximo post tendrá relación con Japón. De todas formas ya veo que prefeririais catar la carne de Vanessa si os dieran a elegir. Sátiros que sois unos sátiros.

Wilt Chamberlain dijo...

Cómo!!, si hay alguien ke debe repostear ese eres tu wayne, y más si es el mejor post del mejor posteador. Tu tromate el tiempo que te de la gana ke nos vamos a seguir pasando por aqui unos algunos alos más (bueno, procura pasarte cada varios meses, sino es un poco chunguete, XD).

Pacus dijo...

mmm la vaca argentina juanejo,las veces que estado en madrid no he faltado a la cita, recuerdo el tapizado de las pareces, vaya cracks, no se si será en todos, pero en el que estuve eran como de pelos las paredes, y luego la carne sen-sa-cio-nal...k crueles sois me voy al blog de julius y vengo malo y aqui me puesto peor¡¡¡¡

sixers29 dijo...

interesante post wayne,yo no lo habia leido antes,asi que hiciste bien en volver a postear esto.